domingo, 23 de diciembre de 2007

RECUPEREMOS LA VERDADERA NAVIDAD.

Llegó en un pequeño lugar y no se hizo preparativo alguno para su llegada, ni siquiera fue acogido por unas cuantas personas, ni tampoco en comodidad alguna, no se hizo grandes anuncios de su llegada, la humanidad no se había percatado de su más grande y extraordinario acontecimiento, su salvador había llegado y solo entonces los más humildes fueron llamados a contemplarle, luego solo unos cuantos sabios que se esforzaron por encontrarle recibieron la revelación del lugar y de el tiempo de su llegada, ellos habían dedicado gran parte de su tiempo para encontrarle y le hallaron, se habían preparado ese momento por eso le llevaron presentes y entonces le adoraron.
Pero el sistema religioso de ese tiempo que decía ser su representante no le adoro a él ni tampoco pudo reconocerle pues no le conocía y más adelante le siguió rechazando con todas sus fuerzas, ese sistema religioso de aquel entonces estaba más interesado en preservarse a si mismo y hacer prevalecer sus normas y tradiciones sobre la gente, teniéndolos cautivos de sus mentes y corazones.
El mundo de entonces estaba regido por un imperio ajeno a Dios
en lo político, en lo económico y religioso, era entonces el reinado del hombre sobre el hombre.
El reino de los cielos estaba por instaurarse en la tierra, era una pequeña semilla en forma humana parecía débil e insignificante sin valor, que solo pudo ser acogido en un pequeño pesebre, sin el esplendor de un palacio, sin ejercito alguno en la tierra y que además sobre el pesaba el mandato de su exterminio, es así que el más bello regalo de Dios a la humanidad seria destruido y sustituido. La humanidad de ese tiempo no pudo conocer la navidad y lo que ella le significaba entonces.
Al hacer esta reflexión de tan trascendental acontecimiento de la navidad en el tiempo de su origen,
me parece que estoy en la reflexión de nuestra actualidad, viendo al bondadoso rey sustito de la navidad con barbas blancas y traje rojo como el personaje central de ella, rodeado de sus “angelicales” duendes (también impostores de los ángeles de Jesús) que en realidad solo viene a representar al imperio económico comercial como su mejor representante de marketing, figura “espiritual” que se constituye para opacar al verdadero Rey.
Recuperemos la verdadera Navidad y vayamos al encuentro de Jesús el verdadero Rey y anunciemos la llegada de su reino de paz, un reino presente que se prepara para el retorno de él, un pueblo que se renueva su espíritu y no en la práctica del mandato religioso del hombre sobre el hombre y que corresponde a la practica de un imperio contrario al reino de los cielos.
Recuperemos la verdera navidad.
Feliz Navidad

sábado, 8 de diciembre de 2007

Conversando sobre el reino de Dios y desterrando el reinado del hombre sobre el hombre

Una mirada a la realidad eclesial de hoy y el enfoque del reino, en una conversación que tuve con Jorge Chávez, en una entrevista que me hizo para su blog "Joven es tiempo de hablar". Tocamos temas variados que nos permiten reflexionar sobre lo que Dios tiene para nosotros como sus hijos, llamados a predicar de su reino.


martes, 15 de mayo de 2007

SUEÑO DE MORIR Y LA PASION DE CRISTO (Canc. Alex Campos.)

Tú vida tiene un costo que el pago, que suficiente es por ti, tu y él juntos por la vida pueden ir, nadie te lo puede impedir... el velo de separación partido se quedo. Un nuevo sueño esta en ti para que lo puedas ya vivir...

No es necesario agradar a un sistema religioso que interpone muchos rostros a seguir, con sus pesadas cargas que cumplir, con sus nombres y etiquetas que ellos quieren sobre ti, son nuevos amos que sus propios dichos hay que repetir y tu sueño quieren hacer morir. Solo un rostro tienes que buscar de aquel que su Espíritu a puesto en ti, junto a los hombres libres de la comunidad de los iguales, la comunidad del Reino que Jesús envió a comunicar, la comunidad de Dios con los hombres. Su precio él ya lo pago.

jueves, 10 de mayo de 2007

DEJANDO LA DUREZA DE CORAZÓN

Cuando le entregamos al Señor nuestras vidas, el es dueño de todo, nosotros le pertenecemos como el a nosotros, por eso somos su cuerpo y el Señor nuestra Cabeza.
En el Antiguo Testamento parecía que no le entendieron nada a Dios, quiso que desde el más adulto hasta el más pequeño tuviera derecho a escuchar la voz de Dios y le rechazaron, quiso grabar sus leyes en sus corazones para que pudiera ser parte del hombre, y le rechazaron, tuvo que dárselas escritas para confrontar sus corazones,
Para que le teman, y reconozcan quien es Dios, Soberano dueño de todo lo creado, siempre Presente. Quiso hacer de ellos un “Reino de Sacerdotes” y lo despreciaron, etc, etc ...
No entendían nada por la dureza de corazón...
Urge hoy en día una reforma profunda en la Iglesia, volver al mensaje del Evangelio del Reino, a su predicación, y vivir en la gracia, frente a tomar la ley y estar obligados a cumplirla toda, lo que hoy en día resulta una suerte de judaísmo, por judaizantes contemporáneos que han adquirido una mente tributarista y legalista, envés de la sana doctrina espiritual para guiar y transformar el corazón humano.
Todos debemos de participar de corazón dando y ofrendando cuanto nos sea posible, e invertir nuestro tiempo en otras vidas para Dios , pero todos merecemos la Verdad, y no argumentos acomodados sin el correcto sustento Bíblico, y que tantos lo han tomado como la verdad para la Iglesia, que creen así por que simplemente así les fue enseñado.
No quito la virtud de hombres bien intencionados, que anhelan hacer la obra, pero que también necesitan más de la luz que les alumbre el entendimiento, claramente vemos la necesidad de cambiar en la manera de pensar y que la vieja teología no nos convierta solo en comentaristas de lo que otros nos dicen que debamos aceptar,
son tiempos nuevos con las promesas que Dios reservó para nosotros sus hijos en estos tiempos, en una comunidad que trasciende todas las barreras, para manifestar el testimonio de poder del Reino de Dios en sus Hijos.

sábado, 5 de mayo de 2007

CORAZONES que buscan...

El corazón que le busca le encontrara, él puede cambiar tú corazón y lo que en el hay, si tienes fe y le recibes, también tu cuerpo y limpiarlo de todo mal, él ya hizo su obra por ti, solo tienes que tomarla y decirle Gracias Jesús.

jueves, 3 de mayo de 2007

NEHEMÍAS - EL CORAZÓN DE LOS HUMILDES

Un hombre de actitud humilde, con un corazón dispuesto a caminar en los caminos del Señor, había alcanzado un lugar de servicio muy cercano al rey, y ello le permitiría gozar de alguna simpatía y confianza del rey, sin embargo más allá de esa actitud de hombre humilde podremos ver a un hombre muy preparado con mucha sabiduría y dotado de cualidades que nos muestra a un hombre diligente, alguien sobre el cual los ojos de Dios estaban puestos para realizar una de las tareas más extraordinarias en un tiempo extraordinario y de gran significado a través de todos los tiempos. Y que nos demuestra lo importante de reunir y desarrollar estas cualidades en cada uno de nosotros, así poder servir a los planes de Dios en los tiempos oportunos en que Dios tiene preparado un lugar en la obra y en los planes para cada tiempo.
Hablar de Nehemías hace ineludible el hablar de Esdras y con ellos de aquellos hombres que asumieron su rol y realizaron la tarea que les toco cumplir con diligencia, en el sentir de la unidad, con una misma visón que hizo posible sobreponerse a las dificultades y conspiraciones.
No se trato solamente del gran líder al cual todos deben seguir,
sino de la gran reforma en la vida y corazones del pueblo que Dios llama, para a través de ellos manifestar su gracia, su poder y su presencia, su gran deseo de cohabitar en la intimidad con los hombres y que el hombre llegue a comprender la naturaleza de este propósito. El levantar los muros a lo ajeno y contrario del Propósito de Dios y su revelación, la reconstrucción de la ciudad el medio para vivir y relacionarse en una identidad, la reconstrucción del templo, la intimidad y la presencia de Dios volviendo una vez más para con los hombres, toda una reforma total para ser manifestada a los pueblos al cual el sistema del mal sea remecido por el temor de la manifestación del Reino y soberanía de Dios, siendo manifestada por un pueblo Santo.
El símbolo del esplendor del reino de Salomón y del Templo que edificara a Dios, que atrajo a otros pueblos y sus reyes. Su reino en este tiempo, otorgado a su pueblo Santo para atraer a otros pueblos para ser parte de este Reino.
La restauración de aquello, en el tiempo de Nehemías, es ese símbolo, de la necesidad de la profunda reforma religiosa y sus formas, en el corazón del hombre. Llamados a convertirse en ese Templo Santo para Dios más allá de la edificación de templos materiales sin vida, como aquella Jerusalén con su templo desolados y arruinadas inútiles para la vida y comunión con Dios y para un pueblo de él.

lunes, 23 de abril de 2007

EL ESPÍRITU SANTO EN ACCIÓN - Discipulado

¡Que la vida del Espíritu Santo vivifique en el creyente las obras de la fe!
Igual como sucede con Cristo, el Espíritu Santo se revela en una amplia variedad de ministerios desempeñados por los creyentes, él es quien sella a los creyentes, autorizándolos a representar a Cristo el Espíritu es quien revela e ilumina el corazón para percibir el propósito de Dios, el poder que Cristo da para fortalecer al ser interior, el Espíritu de unidad que busca sostener el vínculo de la paz (en el cuerpo de Cristo) es el Espíritu de santidad, que puede ser agraviado si se insiste en satisfacer los apetitos de la carne;
La unidad es una responsabilidad de todo creyente y debe ser buscada seriamente. Un bautismo: Probablemente se refiere al bautismo en agua, la usual manera de proclamar nuestra fe en Jesucristo. La cuestión no es tanto la forma que adopte esta práctica como el hecho de que expresa nuestra obediencia al Señor.
Los Pasos hacia la santidad es vivir una vida separada de esa mentalidad del “mundo”, Jesús hizo énfasis en esto al decir que, aun cuando vivíamos en el mundo, no debíamos ser del “mundo”. Es tener corazón un alma apartada para Dios.
Ser cuidadoso a la hora de evitar y rechazar la manera mundana de pensar, hay que comprender que pensar como el “mundo” lo hace conducirá inevitablemente a la sensualidad y la impureza.
Ser lleno continuamente del Espíritu Santo. Que de nuestros labios brote continuamente un cántico de alabanza y acción de gracias, un corazón ferviente que habita en la presencia de Dios, para mantener un constante fluir del Espíritu Santo en nuestra vida.
Entregarse con constancia y fe a la oración. Dejar que Dios haga ese cambio en nuestras vidas, y tener una vida de oración.
El bautismo del creyente por el Espíritu Santo en el cuerpo de Cristo ( 1 Co 12.13) y el bautismo en el Espíritu o por el Espíritu Santo para servirle poderosamente ( Jn 1.33;  Hch 1.5,  8)
Pablo en 1Corintios 12:13 dice; “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados.” En este concepto demanda unidad. La referencia aquí es a la persona del Espíritu Santo quien infunde unidad en la iglesia.
De inmediato, Pablo pone su atención en lo que significa ser parte del cuerpo de Cristo, la Iglesia. Los creyentes deben mostrar unidad en su entrega a Cristo.
Dios es quien establece principios básicos y fundamentales: las envuelve nuevas actitudes
Estas actitudes deben de llevarnos hacia la unidad, la palabra o frase “ un solo espíritu”, conlleva a una misma esperanza, un Señor, una fe, un bautismo, un Dios.
Las palabras hacen referencia en cuanto a las relaciones con los demás y con Dios.

viernes, 20 de abril de 2007

EL CUERPO - Discipulado Verdadero.

El lugar donde trasmitimos e impartimos la esencia de una vida espiritual, por medio de una relación de discipulado, no esta limitado por formas ni métodos, ni a espacios físicos ocasionales. Los edificios varían, pero las iglesias no están confinadas a cuatro paredes, las reuniones masivas, los cultos que involucran a miles, tienen diferentes estilos y formas, mientras que otra multitud en las reuniones en hogares, el grupo pequeño que se reúne en un pequeño local, y otras miran a través de un televisor. Pero sin embargo hay algo más, la Iglesia de Jesucristo son personas, su pueblo, de cada raza y nación, que aman a Jesucristo y están dedicados a servirlo allí donde viven e interactúan con las demás personas en la sociedad, en sus que hacer cotidiano testificando de manera natural con el ejemplo de vida, Dios quiere que como cristianos conduzcamos nuestra vida dignamente de acuerdo a ese llamamiento santo, y ejercitar los dones que nos ha concedido en todo tiempo y lugar, donde él nos ha llamado a servir y proclamar el evangelio de Cristo Jesús a toda persona en cada nación y el mundo.
Y Ministrar las necesidades humanas en el nombre de Cristo Jesús, con la responsabilidad que tenemos de equipar a los creyentes para el ministerio, en la iglesia y en el mundo, llamados a desarrollar familiar Cristianas.
Es tan necesario hoy como en el tiempo que fueron escritas las cartas del Nuevo Testamento, fortalecer a las iglesias existentes, fortalecer la fe de los creyentes, mediante la explicación de la naturaleza y propósito de la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo aquí en la tierra e iniciar nuevas congregaciones, con la identidad de un mismo cuerpo, llamados a ser la comunidad del reino que manifiesta el poder y la gracia de Dios a un mundo que necesita ser reconciliado.
Pablo se ocupo de las cosas maravillosas que hemos recibido a través de Jesucristo y que se refieren a la Iglesia como un cuerpo. La imagen del cuerpo muestra la unidad de la Iglesia, describe la naturaleza y la apariencia de la Iglesia y desafía a los creyentes a funcionar como un cuerpo vivo sobre la tierra, cada miembro se involucra con los demás a medida que van cumpliendo con la obra de Cristo en la tierra.
No debemos intentar trabajar, servir ni adorar simplemente nosotros, necesitamos todo el Cuerpo.

miércoles, 18 de abril de 2007

ATENDIENDO A LAS MULTITUDES - Discipulado Verdadero

La gracia de nuestro Señor y Salvador cada día se hace mas evidente, y su pueblo esta comenzando a experimentar un extraordinario crecimiento.
Sin embargo este pueblo no esta listo para recibir y atender estas multitudes hambrientas por el mensaje de salvación que son alcanzadas día a día, aun en medio de nuestras iglesias, alrededor nuestro podemos conocer a muchos con tantas necesidades espirituales y físicas, que no reciben ayuda adecuada y ni siquiera son conocidos como una estadística más, y para quienes debe bastar una predica y una hora de clase por semana, a demás de los muchos que nunca llegan a algún aula y que no son tomados en cuenta, como también aquellos que llegan a ser parte de algún área de servicio por un tiempo y que luego ya no están mas. No es suficiente ni adecuado para estas mayorías la sustitución del discipulado verdadero por métodos o cursos de instrucción cada vez más costosos.
Nuestro interés debe estar avocado a todos ellos nuestros hermanos en Cristo, como aquellas multitudes que deben ser alcanzadas e integradas de manera eficaz.
El dejarnos guiar por Él, es andar en obediencia a su palabra que es la manera como le demostramos nuestro amor a Él y que esto es conforme a su palabra, llevando así a otros al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, para que vivan y obren de acuerdo a su voluntad, teniendo esta certeza que Él nos guía, nos guarda y que somos parte de esa cadena de amor y gracia que a través de los tiempos nos une a Él y a quienes encargo su precioso mensaje salvador y del discipulado que Él mismo enseño; No ruego solamente por ellos, sino también por todos aquellos que por su palabra creerán en mi.
Confiamos en Él y que el dedicar nuestro tiempo y vidas para con la vida de otros es parte de su propósito, que nos hizo en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras según Él lo había dispuesto de antemano y nos dedicáramos a ellas.
Que los discípulos y nuevos creyentes puedan ser acogidos, no esperamos que se decidan a venir a buscarnos, sino salir a buscarlos, a darles el encuentro trasmitiéndoles ese amor e interés por sus vidas que tanto desean recibir un grupo de hermanos y amigos con quien puedan compartir sus necesidades, reciban el cuidado y ayuda adecuada, que lleguen a crecer y desarrollarse espiritualmente en comunión, en fe, esperanza y amor, tanto al creyente como a otros motivándolos, dándoles ejemplo a testificar la fe, y hacer de ellos cristianos con visión y compromiso con la obra, el milagro de cambiar la indiferencia por compromiso.

martes, 17 de abril de 2007

IMPARTIENDO VIDA - Discipulado Verdadero

El amor de nuestro Señor Jesucristo, su vida, así como Él obro y enseñó, (Juan 13:1) dedico un tiempo especial a sus discípulos, ellos eran su prioridad (Marcos 9:30-31, Juan 7:38, Juan 10:9, Lucas 10:21-23.)

No podemos basar un discipulado en la experiencia personal, aun tampoco en "reglas básicas", la eficacia del discipulado se debe mas a la calidad de vida del maestro que a los métodos o formas que usen, no es una relación rígida, no solo enseñar o adiestrar. Colosenses 2:20-22.

Nadie sabe discipular en si, sino que basados en el poder de Jesús es que obtenemos una relación personal, una comunión mas y más creciente en ÉL Mateo 16:24-25, toda potestad me es dada en el cielo y la tierra, Jesús tiene el poder, en la comunión personal esta el poder Mateo 28:18-19, Jesús estará con nosotros muy de cerca Mateo 28:20.
El discipulado debe ser parte de la vida cristiana de todos los hijos de Dios desde muy pequeños en la fe, criados en ese concepto y mostrarles que la mejor manera de servirle a Dios es invertir tiempo en ayudar a otros a crecer espiritualmente y vivir para Dios
* Es hacer camino con alguien, implica andar juntos por un tiempo, enseñar la experiencia cotidiana, es decir una vivencia compartida en Cristo con Cristo. Nuestro Cristo cotidiano, nuestro testimonio de Él.
Vemos pues que la ayuda personal que podemos brindarle a alguien (Discipulado) puede empezar antes de su conversión Efesios 2:17-19. Ahora bien, si nuestras vidas evidencian una comunión real con Dios, de echo vamos a afectar las vidas de ellos, Cristo dijo que seriamos luz y sal de este mundo.

lunes, 9 de abril de 2007

LEVENTANDO MINISTROS PARA LA OBRA DEL REINO

El Ministro de Cristo. Tiene un rol importante de parte de Dios, sirve a Dios y sirve a los hombres.
Nacido de Dios.

porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.
Llamado a hacer una obra de parte de Dios, la obra del ministerio. No es alguien que se ve asimismo como el único, el líder, la máxima autoridad eclesial que debe imponer su propia visión, sino que sabe caminar con quienes participan de la autoridad y responsabilidad de lograr que todo el cuerpo alcance su llamado y lugar dentro del reino de Dios, y logre su parte aquí en la tierra. Lo que le a sido dado.

Efesios 4:
11
Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

El Ministro de Cristo interactúa en lo privado y en lo publico.
Se trata de una persona que en lo privado goza de una relación con Dios y se somete a él para experimentar su propósito en lo publico. Se renueva a si mismo para ser libre de complejos de inferioridad o ataduras y descubre la grandeza interna en él como en los demás, compartiendo y construyendo realidades superiores a uno mismo.
El Ministro de Cristo es llamado a interactuar con los demás de una manera muy especial con una vida que manifiesta:
-Sumisión al Espíritu Santo.- mostrando que su vida esta continuamente inspirada y sujeta a la Palabra de Dios.
-Amor profundo por las almas.
-Oración
.- una relación personal creciente con Dios y el carácter de un intercesor por la vida de los demás.
-Propósito.- de influir en la personas para beneficio de ellas.
Lo caracteriza:
-La sencillez.
-Humildad.
-Visión clara.
-Enfoque en los demás.
-Deseo de hacer el bien.
-Seguro de lo que tiene para compartir con lo demás.

Ministra a los demás.
Entonces influye positivamente en las personas para cambios de los cuales él mismo puede dar fe. Va construyendo el futuro sabiendo que les toca poner bases sólidas en el presente.
Basado en la palabra de Dios traza un patrón o mapa para la vida de otros.
-Establece y define limites señalando el bien.
-Nos dice como comportarnos dentro de estos limites para tener éxito.
* Da ayuda personal y continua a otros_ como muestra de amor.
-Enseña a otros a ayudar a otros.
-Trasmisión de vida (cadena de valores)
-Habilitar ( como resultado)

Como desarrolla su relación con los otros.

Ha aprendido a escuchar.- Se concentra en tomar atención en aquella persona con quien trata, su vida es importante para darle suficiente interés y la trata con responsabilidad.

–Se pone en el lugar de la otra persona y lo comprende a cabalidad.
-Se arriesga a no tener una respuesta inmediata. No improvisa.
Se enfoca en el potencial.- En la alternativa.
-No se detiene en el problema sino busca la solución.
-Busca no inhibir a la persona para que ella se fije en sus posibilidades.
Se concentra en las tareas.
-No trabaja para el reconocimiento.
-Sabe que el valor final lo da el logro de la tarea.
-Alcanza un resultado.
Busca influenciar en lugar de dominar.
-Siembra en el corazón de la gente.
-No impone.
-Riega con amor.
Engrandece a la persona que sirve.
-Ayuda a crecer, a madurar.
-A que los otros alcancen un mejor nivel respecto de su anterior condición.
-Da reconocimiento por el logro a los participan en servicio.

Establece las prioridades en sus relaciones.

Esto se manifestara en la seguridad y en una estima personal, la forma de enfocar la intimidad, el nivel de relación con cada persona de manera diferente pero apropiada.

Génesis 2:24-25 “Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán una sola carne”.

El Ministro de Cristo vive una vida fundamentada en la Palabra de Dios y sobre ella construye sus relaciones.
Por ello el matrimonio es su prioridad y principal ministerio del ministro. Bien se ha dicho que en el matrimonio se aprende de humildad. Pues, es justamente este elemento la base de un ministerio eficaz.
Luego, no solo el ministro es sacerdote y profeta para con su esposa, sino que su familia se convierte en el campo eficaz de servicio al ministrar a sus hijos con su ejemplo. Como, también sabemos, que los hijos no siempre hacen lo que nos oyen decir, sino lo que nosotros hacemos.
Por lo tanto, no necesitamos, mejores hermenutas, ni mejor homilética sino mejores ministros que sepan tener a su esposa en santidad y honor (esposos irresistibles) , mejores ministros que sepan criar a sus hijos en la amonestación del Señor (padres fabulosos).
El ministro habiendo aprendido a relacionarse con su familia, podrá relacionarse con los demás (a quienes sirve, sean compañeros o discípulos), en un ambiente familiar, de ayuda mutua, de confianza, en otras palabras en el ambiente del discipulado.

jueves, 5 de abril de 2007

FORMANDO EL CARÁCTER PARA LAS RESPONSABILIDADES DEL REINO

El carácter de un hombre que quiere emprender uno de los proyectos más grandes en la historia de la humanidad, no puede ser diferente al carácter del Señor Jesús.

"Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también
a que no recibáis en vano la gracia de Dios. Porque dice: En tiempo
aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí
ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación. No damos
a nadie ninguna ocasión de tropiezo, para que nuestro ministerio no sea
vituperado."
II Co. 6:1-3 (RVR60)

Invariable, y consecuente en propósito por el Reino de Dios, entiende la visión a la que es llamado a dar testimonio.

"a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios." [1]

"Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían,  31 predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento"
[2]

La Identidad del Ministro: En la Gracia de Dios
Pablo, tenía mucho qué reprocharse para toda su vida, no sólo había perseguido y encarcelado a muchos cristianos sino que fue cómplice del asesinato a Esteban. Por ello, se aprecia como primer ingrediente de su carácter, la gracia de Dios. Esta es una constante en cada uno de sus cartas, en donde se puede comprobar que no sólo Dios lo había perdonado sino que él mismo ya lo había hecho. Como prueba de ello, su corazón expresa gratitud.
(Notemos que gracias es el plural de gracia, para denotar no una sino muchas).
Esta gracia depositada en el carácter del ministro, no era un atributo por sí mismo de Pablo, sino que es propiedad de Dios. La gracia de Dios nos da el triunfo para todo evento de la vida. Un hombre que no sabe dar gracias no ha comprobado la realidad del perdón.
En esto consiste la identidad: En saber ¿Quién es uno?. La identidad consiste en saber, el origen de nuestra esencia. Para Pablo y todo ministro del Señor nuestro origen esta definido por nuestra vida en CrIsto. Fuera de Cristo, o independientemente de éL, cualquier significado es efímero y hasta sólo de nivel fisiológico.
El origen determina el destino. Es decir, la identidad otorga propósito. Una vez definido quién realmente es Pablo, puede indicar con certeza para qué existe en la tierra. Esto es para propagar la fragancia de su conocimiento. Como vemos en el texto:

Demos gracias a Dios, que siempre nos hace triunfar en Cristo, y
por intermedio nuestro propaga en todas partes la fragancia de su
conocimiento.
II Co. 2:14.

[1]Reina Valera Revisada (1960). 1998.. (Hch 1.3). Miami: Sociedades Biblicas Unidas.
[2]Reina Valera Revisada (1960). 1998. (Hch 28.30-31). Miami: Sociedades Biblicas Unidas.

sábado, 31 de marzo de 2007

EL ORDEN EN LA VIDA Y LA ESTRUCTURA DEL CARACTER

Las decisiones que tomamos forman nuestras vidas y mientras más nos apeguemos al esquema que Dios tiene para cada uno de nosotros abra orden y la estructura necesaria para las grandes cosas que Dios tiene destindas a nuestras vidas.
El orden coloca las cosas en el lugar que le corresponde, establece el modo para hacer las cosas y su disposición. Todo liderazgo necesita del poder de Dios sobre ellos, y este liderazgo para poder moverse necesita una estructura que la sostenga y mantenga en orden todas sus partes. Esto hace posible el ser bendecido, y dependerá de cuanto orden haya en nuestras vidas.
En el Antiguo Testamento, como cuando Moisés puso orden en todo lo que tenia que hacer según lo que Dios le había hablado, entonces Dios llego en una forma tan poderosa.

En nuestra actividad.- Fuimos creados para hacer ciertas cosas, y somos diferentes los unos de otros en todo lo que hacemos en nuestra vida, tenemos un diseño especifico que Dios pone para cada uno.
Fuimos escogidos, nos vio y nos diseño según su deseo con un propósito especifico, a cada miembro como él quiso, y con llamamiento santo. Dios desea que seamos prosperados, bendecidos en todas las cosas y Dios tiene un plan, un diseño especifico para nuestra vida, una inspiración para cada uno
“.. Y el soplo del omnipotente le inspira..”
“Y así mismo tuvimos herencia habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad”.
El tomar una posición, un lugar para seguir nuestra carrera en la vida, y el estar preparados en su orden, es la responsabilidad que nos corresponde para que Dios pueda elegirnos “todos somos llamados, pocos los escogidos” tenemos que estar preparados y equipados para este llamado. En capacidad, ¿Qué podemos hacer y cuánto podemos hacer?

En nuestros valores.- Con convicciones alineadas con la palabra de Dios con su voz en nuestras vidas. Lo que nosotros hemos escogido como principios para nuestras vidas y ellos nos representan.
El orden nos da el escenario para nuestras vidas en el cual Dios ha de trabajar una obra.
La estructura nos da un lugar que invita a Dios a nuestras vidas, en el cual pueda establecer sus bendiciones y sean manifestadas dentro de un orden, en el cual desenvolverse poderosamente en nosotros y darnos un testimonio de su obrar en nosotros.
En nuestras vidas personales.- Nuestras personas están representadas por valores y ellos nos unen a otros estableciendo nuestras relaciones, esto nos ayuda a vivir con propósito, dejando huella y hacer un camino para nosotros.
Los valores morales deben ser iguales para nosotros, para con los que vamos a vivir y con aquellos que nos relacionamos. Los valores morales son distintivos para nuestros enfoques, como para nuestro cumplimiento de la Gran Comisión. El dar y bendecir, el ser íntegro, ejemplo de rectitud, provee un modelo de integridad que el mundo necesita. Las malas amistades corrompen “ y el justo sirve de guía”.

Vivir en fe.- Con una vida llena de retos creyendo en Dios para llegar a nuestro destino final.
Por establecer orden y estructura podemos implantar; Valores, en los amigos con quienes se ande y nos rodeen en la vida.
Hay que descubrir el futuro, escribiendo y ordenando para reflexionar con la visión y el cuadro interno deseado, de acuerdo a los valores.
El orden y la estructura que tenemos facilitan el mover y la presencia de Dios en nuestras vidas, entonces Dios se moverá con más poder en nuestras vidas.

jueves, 29 de marzo de 2007

LAS TRES ESENCIALES PARA LA VIDA

Primeramente el ser eficaces debe buscar mirar y desarrollar la riqueza interna en las personas mas que hablar de la grandeza de ser un líder.
Cuando somos nacidos en la familia de Dios, nuestra conciencia debe tener en claro que ahora somos sus hijos, y que somos como flechas en su mano, flechas que deben tener tres plumas que hacen posible mantener la dirección y acertar en el blanco.
Entonces Dios es el gran arquero y sabe a donde debemos llegar nos apunta algún lugar, para un propósito y Él nunca falla. Cuando entregamos nuestras vidas a Él nos lanza a su voluntad. Cuando un hijo de Dios ha aceptado dejar que el Padre trate profundamente con su corazón, si él cuenta con esas tres esenciales, su vida acertara en su blanco, y cumplirá su propósito.

ESTAR LLENO DEL AMOR.- Cuando vivimos una relación de hijos de Dios le entregamos nuestras vidas para que él trate con ellas, esto significa que se debe haber recibido en nuestro corazón del amor de Dios, y cada uno de nosotros debe concretar ese amor en su corazón, la confianza y su paz, y no ministrar a otros en inseguridad manteniéndonos con la necesidad de ser amados, sino de la plenitud con la que es amado, si no se ha aceptado y recibido ese amor genuino de Dios en el corazón, de otra manera ministra a otros su propia inseguridad, es necesario el oír a Dios y creerle, así arraigado en sus corazones “Dios me ama” y no vivir tratando de llenar un vacío, buscando en su necesidad aprobación.
Él Señor Jesús enfrentó criticas, reproches, todo tipo de ataques. Él pudo responder con amor para con los de su alrededor y decir la verdad, por la seguridad que había en él del amor y aprobación del Padre, esto es tener integridad en el caminar, en el actuar, en compartir, el ayudar a otros y no tener que hacerlo en debilidad.
DISCIPLINA.- Como los padres ponen parámetros para los niños para darles seguridad, porque sin ellos “el niño” crece con inseguridad. La seguridad de que no vamos hacer lo que nos da la gana, sino el tener la seguridad que vivimos y hacemos las cosas dentro de los parámetros de Dios
Aceptar la verdad que Dios pone parámetros a nuestra vida, al salirnos de ellos nos enfrentamos a la disciplina que viene a nuestra vida, esta disciplina crea seguridad, el amor produce seguridad, la disciplina de Dios nos da parámetros, limites, una cerca alrededor de nuestras vidas y que andamos en sus caminos, que no andamos equivocados, no se debe menospreciar la disciplina de Dios porque somos sus hijos y participamos de su santidad; Que da fruto apacible de justicia a los que en ella son ejercitados.
PROPOSITO.- Tenemos una razón especifica por vivir, tenemos que saber y entender que”sin revelación divina la vida de uno se desenfrena”, Él Señor Jesús sabia su propósito, el rey David su propósito era salir a la guerra y vencer a sus enemigos, cuando él no lo hizo y se quedo, él fallo, porque se salió de su propósito.
Para “surcar” derecho hay que haber recibido el amor del Padre en el corazón, hay que haber recibido la disciplina de Dios porque Él pone parámetros para correr o caminar en su propósito, fuera de su propósito erramos nuestro blanco.
Entendiendo que hay un propósito especifico por el que existimos y no estamos aquí para hacer cualquier cosa. Dios tiene un propósito especifico para cada uno de nosotros y necesitamos andar en él.

miércoles, 28 de marzo de 2007

LIDERAZGO TRANSFORMATIVO Y DE HABILITACIÓN

Es decir, habilitar a otros para que traduzcan la intención en realidad y la mantengan. La manera de cómo obtener un liderazgo sólido, para ello es necesario planificar en función a la capacitación y adiestramiento, desarrollando así un proceso consistente, que es la base del crecimiento.
La Cadena de valor.- Se debe tener en cuenta para el resultado que se va a alcanzar, la forma como se ejerce influencia en los demás, es una decisión de la cual somos responsables, porque de ella dependerá el tipo de compromiso que e va ha generar en los demás, una cadena de valor, que transfiere o destruye la visión, el tipo de liderazgo y como este conformado, su estilo o su carácter, la capacidad de responder a las interrogantes de los demás es lo que nos indica si la visión es correcta, porque responde a la necesidad que ellos tienen, esto es lo que llamamos "los momentos de la verdad en el liderazgo" para aprender y mejorar, y lograr el cambio.
La
falta de inspiración de parte de Dios en la “visión o sueños” conduce a la imposibilidad de levantar a otros, de motivarlos a salir de la frialdad espiritual y de la indiferencia.
Es difícil vivir con el cambio pero imposible vivir sin el cambio.
El cambio es el proceso para crecer y para madurar, es una constante en la vida. Dios te ha puesto en la tierra en una posición especial bajo el Señorío de Cristo para grandes propósitos en la vida que debemos conocer.

(Porque yo sé los pensamientos que tengo de vosotros... para daros el fin que esperáis... Jeremías 29: 11-12.)

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. Efesios 2: 10.Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. 2 corintios 4: 1,5,6,7.

martes, 27 de marzo de 2007

VISIÓN Y COMPROMISO.

Una visión es crear una mira, esto algo que conduce la vida de las demás personas hacia un propósito a una finalidad que realizar, influye sobre su manera actuar. Hablar de una visión implica hablar de algo que pueda emplearse para describir y predecir ciertos resultados y por lo tanto útil para quienes deban alcanzar resultados deseados.
Una visión debe ser ampliamente compartida, de modo que sea posible de ser asimilada por los demás.
Sea inspirada en la palabra de Dios, y en una plena comunión bajo su Señorío, por lo tanto trascendente y fructífero para con la vida de los demás, que conozcan ese amor e interés por sus vidas que tanto desean recibir, haciendo de ellos cristianos con visión y compromiso para la obra, con valores, con principios que les acompañen en la vida para alcanzar su felicidad, su realización como personas de bien y así desarrollar lazos perdurables en la vida. En esto consiste
el milagro de cambiar la indiferencia por compromiso.
El propósito
.- Cuando el propósito tiene sentido claro, su dirección, y la imagen de este es ampliamente compartida, las personas son capaces de encontrar sus roles en el medio en el cual forman parte.
Discipulado.- Generar un compromiso con valores del discipulado, es la importancia de preparar a otros para asumir la responsabilidad, todo esto como resultado de un pastoreo que se preocupe en capacitar y enseñar.
Habilitar.- Ayudándoles a descubrir sus habilidades, talentos y dones, a hacer uso de ellos, a aprender y mejorar para lograr el cambio.
Integración.- Que muchos otros más puedan formar parte, encuentren su lugar, su rol, identificados con la obra y permanezcan en ella.

lunes, 26 de marzo de 2007

RESISTENCIA A LA VISIÓN “AL CAMBIO”

Aún los sueños y las visiones enfrentan resistencia a ellos, las personas siempre están resistiendo negativamente; ya sea por incredulidad, apatía, desanimo, rechazo, falta de fe, o por las malas experiencias, fracasos y temores que matan los sueños, roban los sueños, así como por la improvisación, el apresuramiento, como también el tratar de agradara otros, además de la falta de convicciones, carecer de principios, como el culpar a otros, el aislarse de los demás, los vicios y todo aquello que impide mantenerse concentrado. Siempre hay alguien que se sentirá incomodo, debido también a el nivel en que se mantiene, con la tendencia despreciar lo que Dios nos está diciendo.

No se puede construir sin seguir un plano, sin seguir un sueño, sin una visión, y con la falta de un proyecto o con la falta de metas concretas,
la falta de inspiración de Dios y el estar tratando de copiar los sueños de otros “sueños equivocados” “sueños vagos o difusos.”
El sueño o la visión hace a la persona. Las fatigas emocionales y físicas desmayan a los sueños y visiones, como también la falta de enfoque, y por la diversidad de ocupaciones o por la depresión. “Si pierdes tu fuerza pierdes tu sueño.”

domingo, 25 de marzo de 2007

CORRIENDO CON LA VISIÓN

Dios provee “corredores” para toda visión.
No toda persona es un visionario, pero toda persona es llamada a correr con una visión que le esta siendo declarada. Los “corredores” corren enganchados a la visión siguiendo el paso, involucrados en el ministerio, esto es compromiso, enfoque y excelencia, conectados en una misma pasión en el corazón inspirados por Dios siguen su voz, son motivados por su palabra, se hacen fieles a su palabra, adquieren la confianza y la seguridad de aquello que Dios ha depositado para ellos en su corazón.
Aprenden a establecer, a trazar el plan y determinan las acciones, crean cada vez mayor identificación de los demás, dando un sentido de ubicación para cada persona, uniendo al equipo voluntariamente en un mismo motivo. Se preparan para lograr ese sueño y siguen el proceso para ser transformados “quien soy determinará lo que haré ” forjando el carácter correcto como adecuado.

sábado, 24 de marzo de 2007

TODO COMIENZA CON UNA VISIÓN

Del corazón de Dios es sembrada al corazón del hombre una visión para hacer una obra.
Dios provee visión para lograr algo revelando una meta para que sea alcanzada, el que recibe la visión tiene la responsabilidad transmitirla a otros de una manera clara.
A través de un “sueño o visión” Dios deposita una idea, una instrucción clara para correr en la vida, un enfoque en las posibilidades del mañana, una salida a las frustraciones y que produce motivación, energía, vitalidad, son los ladrillos para construir el mañana, para alguien que aproveche el tiempo y no perderlo, dándole la oportunidad de ser alguien excelente, mientras más enfocado, más excelente será en lo que hace.
Una persona altamente motivada es alguien con la inspiración de una visión o sueño que lo ubica por un camino con una pasión hacia algo más grande que las personas que viven sin una visión, sin un sueño con el cual vivir.

viernes, 23 de marzo de 2007

LOS ADORADORES

Y nos hizo Reyes y Sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea la gloria imperio por los siglos, Amen. (Apocalipsis 1: 6)
Adoradores, no puede haber mayor privilegio que este. Esta es nuestra condición y situación delante de Él. Hemos sido llamados a estar delante del Rey, a estar delante de su trono, hecho y creados para su gloria.
Todos los llamados de mi nombre para gloria mía los he creado, los forme y los hice. Sacad al pueblo... (Isaías 43: 7,8 y ss)
Y mientras recorremos el camino de nuestras vidas nos dirigimos hacia un propósito eterno en él, vamos con un encargo valioso, el ser un pueblo Santo como él lo es, un pueblo que solo desea agradar a Dios. Un pueblo que no guarda lugar para la ofensa, sino para dar amor, que no se permite contaminarse por odios, envidias ni celos. Para vivir sin rencores y más bien, ha aprendido a responder de manera diferente, con aquella naturaleza eterna, la vida de Dios que esta en nosotros, y manifestar su gloria, su poder, su dignidad, honra, valor, esplendor y dominio.

El Reino de los cielos se ha acercado con poder transformador sobre la vida de las personas, una nueva identidad espiritual provista por Dios, actuando sobre un carácter cimentado en la Palabra de Dios La Iglesia como una esposa ataviada espera este retorno y aumenta el deseo y pasión por su amado. Por lo tanto, la adoración ya no es una enseñanza que se pueda compartir, es una experiencia que se anhela vivir. Jer.31 : 33-34. Es la experiencia de nuestra unión con Dios, es la experiencia del encuentro; el atraer su presencia y el entrar en su presencia, produciendo vida en su Iglesia, y nos trae sanidad física y espiritual.

Cuando estamos en la presencia de Dios en alabanza, permitimos que ÉL hable a nuestro corazón. A medida que somos quebrantados y probados en su presencia, actitudes, pensamientos y deseos escondidos comienzan a ser separados de nosotros. El poder de Dios se manifiesta en nosotros rompiendo ataduras (Isaías 10:27), abrumados por el amor de Dios podremos decir como Jeremías ¡Tu amor pudo mas que yo! (Jeremías 20:7)

Adorar a nuestro Dios es nuestra razón de existir, es decir, nuestro continuo vivir. Esta en nuestro quehacer, en cada pensamiento, en cada gesto, en cada decisión que tomamos. Todo lo que representa nuestra voluntad, en cada una de nuestras motivaciones, es el anhelarle y el reconocer su presencia, en lo íntimo y en lo público. Fuimos hechos para ser la expresión de su gloria y amor para la intimidad con Dios de la manera más extraordinaria.

Adorar es la relación más poderosa por la cual podemos conocer cada día más a Dios y por ella Cristo se hace cada vez más evidente en nosotros

jueves, 22 de marzo de 2007

EL CAMINO DEL PROPÓSITO

En la Biblia en sus diferentes pasajes podemos encontrar que nos habla: De una identidad y propósito. Acerca de nuestra razón de existir, nuestra voluntad, nuestras motivaciones y decisiones que tomamos, estas están afectadas siempre por nuestros sentimientos, emociones, por nuestra fuerza y pasión, estas a su vez por nuestra visión, y por ella fracasaremos o triunfaremos en la vida.
Mientras caminamos por la vida nos dirigimos hacia nuestro propósito eterno en él, estamos en una jornada con un encargo precioso, llamados a ser un pueblo Santo como él lo es, con aquella naturaleza eterna, la vida de Dios que esta en nosotros, y debemos de manifestar su gloria, su poder, su dignidad, honra, valor, esplendor y dominio.
El Reino de Dios se ha acercado y podemos ver su poder transformador sobre las vidas de las personas, una nueva identidad espiritual provista por Dios. Cada persona a sido creada con un propósito maravilloso y eterno, concebido en el corazón y en la voluntad de Dios. Sin embargo la humanidad no estado viviendo de acuerdo al extraordinario propósito de Dios, esta triste realidad a dejado a los hombres sumidos en la incertidumbre de una vida sin propósito, llena de error y con la falta de dirección para la realización de su vida, haciendo mal uso de aquellas cualidades, talentos y dones con los cuales han sido dotados, de esta manera viven una vida de vanidad, orgullo, egoísmo, o peor aun creen ser en todo inferiores dignos de toda conmiseración frente a los demás, incapaces de lograr una vida mejor ni de hacer lo bueno en beneficio de los demás, mientras que otros se esfuerzan para lograr algo importante, buscan mejores medios para tal propósito pero no emplean los recursos, los dones, la unción, y no conocen el propósito que sus vidas tienen, ni el llamado departe de Dios para ellos, porque no se han podido ver como Dios nos ve, con la identidad de verdaderos hijos de Dios y todo lo que ello implica, por eso tienen dificultad para seguir la guía del Espíritu Santo por que desconocen todo lo referente a él y su extraordinaria obra en nosotros, la Biblia la Palabra de Dios nos da la respuesta para una vida diferente, en ella Dios nos dice quienes somos, el propósito de nuestro existir, nuestro llamado a estar delante de él y la obra de Jesús por nosotros.
El Señorío y poder del Espíritu de Dios esta cumpliendo en este tiempo esa obra en el Pueblo del Señor. Para llevarlos, a través de una jornada gloriosa, hacia una iglesia reformada y restaurada en un nuevo mover de Dios.
[1]
La constancia y perseverancia es indispensable en una vida de fe para permanecer rodeados de la vida de Dios llenos de Él en nuestro andar, atrayendo sobre nosotros esta Corona de Dios.
Si bien es cierto, existe una tensión entre el ideal que debemos alcanzar como Iglesia y la nuestra realidad presente, no debemos ser conformistas sino ser instrumentos en las manos de Dios para ser participantes de esta realidad, creando espacios para la cooperación entre los distintos rostros de nuestra Iglesia Latinoamericana. Y así de esta manera también poder extender nuestros brazos a otras regiones del mundo con el testimonio de ser la Iglesia que representa el dominio y señorío de Cristo aquí en la tierra.
[1] Isaías 43:18-19

miércoles, 21 de marzo de 2007

TRANSFORMACIÓN EN EL CAMINO

Todas las cosas reflejaban el poder, la gloria y los deseos de Dios, el hombre conocía a Dios íntimamente y Dios vivía con él; venía al jardín en el “fresco de la tarde” . Todos los hombres deben conocer esta soberanía de Dios en todos los terrenos de la vida.
Dios debe ser reconocido como soberano en la vida personal, en las relaciones humanas y en todas las esferas de actividad, la soberanía de Dios demanda una respuesta de parte del hombre. O se rechaza esta soberanía y se vuelve cada día más lejos de Dios, o se acepta y se vive en creciente servicio a él.
Esta soberanía se caracteriza en todos los atributos o cualidades de Dios: su amor, su misericordia, su poder, su justicia, su ira, en todos ellos Dios es soberano.
Si bien es posible conocer algunas de las cualidades de Dios en la naturaleza y en la historia, el verdadero conocimiento de Dios proviene de la Biblia. La parábola del sembrador de Marcos 4 indica que habrá algunos resultados desalentadores; pero que también podemos esperar resultados que perdurarán.
En otras palabras, la decisión es apenas el principio. El hecho que tales personas crecerán espiritualmente y se convertirán en cristianos eficientes dependerá, sobre todo, del grado de cuidado individual y oración a favor suyo que se les dediquen. La mayoría de los libros del Nuevo Testamento fueron cartas escritas por el apóstol Pablo, cartas de seguimiento ya sea para individuos o para las iglesias.
Más la advertencia del Señor del tratamiento que podrían sufrir “el discípulo no es mas que su maestro,… (Mat10:24).
Jesús les dijo que no temieran, nunca los abandonaría, el Espíritu Santo los capacitaría para salir al paso de los problemas. La misión de los discípulos no era diferente de la suya, Comenzó a darles su propia autoridad y poder para realizar la obra.
Jesús les hizo notar que siempre que estuvo presente en medio de ellos, dio una respuesta a las diferntes situaciones, les ayudo a entender y los preparo para una nueva experiencia; los discípulos cristianos son hombres enviados.
Jesús vigilaba las acciones y reacciones de los discípulos, los llamo para que informaran de su labor, “volvieron los setenta con gozo diciendo: Señor aun los demonios se nos sujetan en tu nombre”
Lo importante en toda labor de supervisión de Jesús fue que mantuvo a los discípulos progresando hacia la meta que les había establecido, que fueran mejorando en conocimiento y gracia. El asignarles trabajos constantemente, tuvieron como fin el que descubrieran todo lo que podían llegar a hacer.
Reproducción.
La iglesia debería reproducir la imagen de Cristo en cada persona, que reprodujeran discípulos, vidas que conocieran al salvador y que comunicaran su Espíritu, que el mundo pudiera saber quién era él y que había venido a hacer.
Era evidente que la fuerza vital de la vid debía comunicarse a los pámpanos para sobrevivir, al participar de su vida darían fruto y además su fruto permanecería. El dar fruto se considera la reproducción de la vida de Cristo en la persona humana, primero en nosotros y luego en otros.
La gran Comisión de Cristo dada a su iglesia se resumió en el mandato de “haced discípulos a las naciones”. Jesús ya había demostrado con su propio ministerio que las masas estaban listas para la cosecha.

lunes, 19 de marzo de 2007

EL ENCUENTRO EN EL CAMINO


Darse a conocer en su amor implico que su vida nos llegaría por su Espíritu Santo, para comenzar a vivir en Cristo, un nuevo nacimiento a una nueva vida, experimentar al Cristo vivo en cualquier forma es obra del Espíritu Santo y es el que convencería al mundo de pecado, de Justicia y de juicio.
El Espíritu Santo es el que sostiene y alimenta la vida transformada del discípulo en crecimiento en gracia y conocimiento, para también llegar hacer las obras de su Señor.
Jesús seguía orando, hasta que al fin sus discípulos deseosos de imitarle le pidieron que les enseñara hacer lo que él hacia, Jesús aprovechando esta oportunidad de que sus corazones estaban listos para recibir, les explico de la oración.
La oración ocupo un lugar prominente en la vida de Jesús, en el ejercicio de su poder, al alimentar a las multitudes, al resucitar a Lázaro, al curar al sordomudo y por fin, por aquellos que lo clavaron en la cruz.
Al hablar con sus discípulos insistió en la oración una y otra vez como parte de sus vidas, en su significado y aplicación.
Otro aspecto de la vida de Jesús fue la importancia de las Sagradas Escrituras, nunca dejo de usarlas, daba plena cuenta de que su vida era cumplimiento de ellas, sobre todo para enseñar en publico como en privado la verdad de Dios.Todo sirvió para mostrar a sus discípulos como debían conocer y usar las escrituras junto con las palabras de él. Estos eran legados a sus discípulos, otra cosa, también en relación con su objetivo de salvar las almas, para la obra de la evangelización y como tratar a los hombres para ganar a las gentes para Dios.
Enseño con demostración, la confianza e inspiración de fe en toda clase de situaciones. Los discípulos necesitaban poner en practica todo lo que habían visto hacer a su Maestro.
Por esto Jesús “llamo a doce discípulos y comenzó a enviarlos de dos en dos reafirmo el propósito que había asignado a sus vidas enviándolos a “predicar el Reino de Dios” y a sanar a los enfermos, con el anuncio el Reino de los Cielos se ha acercado” y su Autoridad.
Unos meses mas tarde al enviar a los setenta, ampliando las fronteras de este anuncio. El testificar es el desbordamiento natural de la vida cristiana abundante. Cuando nuestra vida esté llena de la presencia del Señor Jesús, no podemos evitar compartir con quienes tenemos contacto.

jueves, 15 de marzo de 2007

ENCONTRANDO EL CAMINO

Nosotros podríamos olvidar algo que hemos leído, podemos olvidar algunas reglas, podemos olvidar muchas cosas, pero difícilmente podremos olvidar aquello que hemos vivido y experimentado en la vida junto a otros, en la convivencia compartida en la vida de manera personal e intima, como lo fue con los discípulos de Jesús, que caminaron con él día a día viviendo lo sobre natural, verdadero, que se constituía en una marca, en una experiencia inolvidable de la que participaron junto al gran Maestro una y otra vez. Y esto los identifico con él para siempre, una transferencia de vida.
Cuando se ha vivido algo tan maravilloso no queda mas que el deseo de volver a vivirlo, de seguir
viviéndolo aún con otros y compartir esa manera tan excepcional de vivir esta relación, que Jesús es el Camino la verdad y la vida, el pan de vida, al cual el llama a venir en pos de él “venid a mí” “venid en pos de mí” “sígueme” (Marc 1:17; Mat 4:19; Luc 5:10; Mat 9:9; Luc 2:14.)
El Llamamiento, con el que él ha llamado nos convierte en testigos con poder y autoridad.
.
Se les llamaba ”discípulos” del Maestro. Porque reconocieron y aceptaron que Jesús era el Mesías, esto implicaba claramente un llamamiento de fe. El seguir a Jesús.
Implica la entrega de vida al Maestro en sumisión absoluta a su soberanía “Ningún siervo puede servir a dos señores”.
Ahora la única norma de conducta era el amor perfecto y este amor había de manifestarse en obediencia a Cristo.
Se trata de las características espirituales genuinas del reino y de los sacrificios necesarios para alcanzarlas. Jesús advirtió: “Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios( Lucas 9:62).
Al no comprender con claridad el mensaje de la cruz, no entienden el lugar que ocupan en el Reino de Dios.
Es la obediencia suprema como la expresión del amor:Si me amáis guardad mis mandamientos.” “Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor…” “ Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando (Jn. 14:15, 21,23,24, 24; 15:10,12, 14.)
Jesús repetidas veces expresó que no buscaba su voluntad sino que la voluntad del Padre, quien lo había enviado, y que por ello permanecía en su amor. (Jn. 15:10; 17:4)
La cruz no fue sino el remate glorioso de la entrega al cumplimiento de la voluntad del Padre.
Nadie puede hacer caso omiso a esta lección, al igual que Jesús el hacer la voluntad del Padre es el único deber del siervo, lo digno de un discípulo.
No solo comunico el cumplimiento de la ley, sino hizo realidad una experiencia más profunda, alguien que los amaba y dispuesto a poner su vida en sacrificio, esto que la cruz le fue inevitable, con el amor de Dios por un mundo perdido, la revelación del propósito eterno de salvar para sí un pueblo, incluso la muerte la aceptaba voluntariamente por amor a ellos
y en la dedicación a ese propósito de evangelismo entregó su vida ”por ellos”, esta demostración de amor como conducto para que el mundo conociera que el evangelio era verdadero.

sábado, 10 de marzo de 2007

EL CAMINO DEL REINO

Lo cierto es que el Señor Jesús inicia su ministerio con aquello que Juan el Bautista daba a conocer, El Reino de Los Cielos, y esto diciendo arrepentios por que El Reino de Los Cielos se ha acercado; esto decía por que el hombre debía cambiar de dirección en los caminos de su mente, de sus obras y en todo aquello por lo que vivían, es decir el ser transformados primero en su interior, frente a quien ahora estaba delante de ellos.
El Reino de los Cielos se manifestaba ahora en medio de los hombres porque Jesús lo manifestaba, lo que Jesús enseñaba a los hombres es que debían entrar en este reino y los llamaba a permanecer en el, diciéndoles que debían hacer. La manifestación de autoridad y poder se manifestaba también en gracia para con los hombres, a favor y en amor a ellos para que vivan en el propósito que Dios tiene para cada hombre dentro de su reino.
A los discípulos a los cuales Jesús llamo, a pesar de que estos le fallaran muchas veces, y se desanimaron, o se detenían a mirarse a si mismos su condición de pecadores, Jesús no se desanimo sino que persistió, no renuncio a que ellos pudieran alcanzar el propósito para el que fueron llamados por él para su reino. Hoy en día a sucedido que muchas veces las personas que han sido desestimados como capaces o importantes para alcanzar algún cometido, luego de haber fallado o fracasado terminan sorprendiéndonos con el tiempo, en los evangelios
Jesús nos enseña que debemos mirar como él miro a aquellos hombres que llamo como discípulos y luego como apóstoles. Sin embargo son pocos los que ayudan a otros a encontrar su lugar en este reino y que conozcan la imagen y propósito que Dios tiene para ellos.

jueves, 1 de marzo de 2007

...RENOVAOS

22 Por eso, deben ustedes renunciar a su antigua manera de vivir y despojarse de lo que antes eran, ya que todo eso se ha corrompido, a causa de los deseos engañosos. 23 Deben renovarse espiritualmente en su manera de juzgar, 24 y revestirse de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios y que se distingue por una vida recta y pura, basada en la verdad. ( Efesios 4.)
.
La responsabilidad que cada creyente asume de vivir de una manera distinta al mundo que le rodea, teniendo en cuenta lo que caracterizaba su pasada manera de vivir, ya no se aplican a él ( El viejo hombre... ). El nuevo hombre: Se destaca el contraste entre el anterior estilo de vida, dominado por el espíritu de la desobediencia, y la nueva capacidad del creyente para adoptar un nuevo estilo de vida, de obediencia a Dios, gracias al poder del Espíritu Santo.
El pasado lo debemos dejar atrás como ropa vieja que necesita desecharse. Esto es tanto una decisión que hacemos para toda la vida cuando decidimos aceptar el regalo de salvación que Cristo nos dio, como un compromiso consciente diario. No andamos por impulsos ni deseos. Debemos ubicarnos en nuestro nuevo papel, apuntar en la nueva dirección y apropiarnos de la nueva línea de pensamiento que el Espíritu Santo nos da. Mentir a otro quebranta la unidad, crea conflicto y destruye la confianza. Rompe las relaciones y conduce a una guerra abierta en la iglesia.La Biblia no nos dice que debemos evitar sentir enojo, pero sí destaca que debemos saber controlarlo apropiadamente. Si somos descuidados y poco serios al hablar con los demás, con palabras torpes y actitudes impropias contra otros con un lenguaje vulgar, sin sentido, provoca el enojo, herirá a otros y destruirá las relaciones, motivará amargura y nos destruirá por dentro. Pablo nos dice que debemos enfrentar nuestro enojo de inmediato, de modo que edifique relaciones antes que las destruya. Si alimentamos nuestro enojo, daremos a Satanás la oportunidad para dividirnos.
En cambio, debiéramos perdonar, así como Dios lo hizo con nosotros. Actúe en amor con sus hermanos en Cristo en la forma que Dios lo hizo al enviar a su Hijo para morir por sus pecados.El Espíritu de Dios en nosotros es un sello de que le pertenecemos. Esta es ley de Cristo relacionada con el perdón tal como se enseña en los Evangelios (Mateo 6.14, 15; 18.35; Marcos 11.25). También la hallamos en la oración del Señor Jesús, Dios no nos perdona porque perdonamos a otros, sino por su gran misericordia. Al entender su misericordia, sin embargo, anhelaremos ser como Él.La Plenitud de Cristo es la que llena la Iglesia con dones y bendiciones. La Iglesia debe ser la plena expresión de Cristo, quien lo llena todo. Al leer Efesios, es importante recordar que se escribió a la Iglesia, no a una persona en particular.
Cristo es la cabeza y nosotros somos el cuerpo de su Iglesia (Pablo usa esta metáfora en Romanos 12.4, 5; 1 Corintios 12.12–27 y Colosenses 3.15, así como también a través de todo Efesios). La imagen del cuerpo muestra la unidad de la Iglesia. Cada miembro se involucra con los demás a medida que van cumpliendo con la obra de Cristo en la tierra. No debemos intentar trabajar, servir ni adorar simplemente nosotros. Necesitamos todo el Cuerpo.
.
Cristo es él Señor de la Iglesia y la cabeza del cuerpo, por lo tanto no debe haber lugar ni pretexto para que alguno pretenda enseñorearse en algo o hacerse superior a los otros en medio de la Iglesia.

sábado, 17 de febrero de 2007

LA UNCIÓN DE DIOS EN EL LIDERAZGO



Es importante que nos aferremos a la Biblia porque de allí salen los principios que nos van a llevar a ser siervos eficaces en todo, el Espíritu Santo es el que enseña todas las cosas, la Palabra, nos da su guía y dirección para nuestras vidas.



Quienes somos y como vivimos puede soltar o detener la manifestación de Dios en nuestro liderazgo, nuestras decisiones, actitudes y acciones. La manifestación de Dios “su unción” para nuestras vidas. La presencia de Dios que mora en nosotros, que esta en nosotros en cada cristiano.“Porque vosotros tenéis la unción del santo y conocéis todas las cosas”. “El Espíritu de verdad al cual el mundo no puede recibir porque no le ve ni le conoce pero vosotros lo conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros”, El Espíritu Santo, la presencia de Dios, la unción de Dios, morando con nosotros, en nosotros, Dios a depositado su Espíritu en nosotros. La unción de Dios manifestada en nosotros, en nuestras vidas, como resultado de guardar y amar la Palabra de Dios, de vivir la Palabra, que se ve, que se siente, manifestada en la medida de nuestra obediencia y amor a Dios. La constancia y perseverancia es indispensable en una vida de fe para permanecer rodeados de la vida de Dios llenos de Él en nuestro andar, atrayendo sobre nosotros esta Corona de Dios.Ser un líder, nos demanda entonces, el ser un gran líder que camine como tal. No solo en una apariencia para con los de alrededor, sino en la autenticidad de un corazón que agrade a Dios, un carácter firme y forjado en la confianza y dependencia de Dios frente a las tentaciones, y pruebas, con una manifestación de tal testimonio de Dios.

Porque lo contrario, la apariencia de vida da lugar a la concupiscencia y ella a la tentación, y lugar a la desobediencia, al pecado, atrayendo un ambiente de muerte a su vida la cual produce decisiones equivocadas en su corazón alejando la manifestación de Dios de su vida.


Los pasos de obediencia nos lleva a un caminar con Dios que trae una corona de vida de parte de Dios que hace la diferencia para nuestra vida que nos pone en esa condición y posición de liderazgo con un testimonio poderoso como evidencia de andar con Dios.

viernes, 16 de febrero de 2007

LA NECESIDAD DE LIDERAZGO EN AMERICA LATINA

Ojo no vio ni oído oyó lo que Dios va a hacer en América Latina en los próximos años que están por venir, aunque sin duda esto ya comenzó.

Necesitamos ver que Dios levante en América Latina una generación diferente... distinta, una que este escuchando la voz de Dios, dispuestos a ser afines al Espíritu Santo y que estén hablando lo que el Espíritu Santo quiera hablar en estos tiempos. Que hagan las cosas en una manera diferente y de acuerdo a todo aquello que quiere hacer el Espíritu de Dios.
Hoy en día en América Latina millones de personas están aceptando al Señor Jesucristo, éste es un tiempo extraordinario donde es un privilegio para nosotros poder vivir y ser partícipes de lo que quiere hacer el Espíritu Santo. Él esta perfilando... esta preparando y posicionando a América Latina de tal manera que sea protagonista de uno de los mas grandes moveres de Dios en la historia de la humanidad. América latina será dentro de estos diez a quince años la ola misionera más importante en el presente siglo, y de ella saldrán jóvenes misioneros a todas las naciones de la tierra, a cada rincón, llevando la gloria de Dios, llamados a ser revolucionarios.
El Espíritu Santo quiere trasformar nuestra manera de pensar y quiere levantar un liderazgo de otro modelo para América latina, para un crecimiento exponencial que sorprenda a las naciones de la tierra, y para poder entrar en ese crecimiento se necesita que esta generación este a la altura de ese desafío, y a la altura de la responsabilidad de esa gracia que el Espíritu Santo va a derramar sobre esas vidas y ministerios. Porque la Biblia dice "donde mucho ha sido dado mucho se requiere” hay entonces una gran responsabilidad en esto.“Puso el triunfo dentro de ti” “Te hizo conquistador de naciones” Desechando la mentalidad de pueblo conquistados, para ser conquistadores. Creyendo a Dios para y pensar como Dios piensa “de Jehová es la tierra su plenitud el mundo y los que en el habitan”.
El Espíritu Santo es quien mos abre las puertas y nos muestra los caminos que él tiene para nosotros. Tomemos el compromiso de darle la gloria a Dios como servidores de Él y buenos administradores, llamados a servir y amar a su pueblo sin servirse de ellos ni enseñorearse sobre los demás.

miércoles, 17 de enero de 2007

Escribe la Visión (1 Parte)



“Jehová me respondió y dijo: “Escribe la visión, grábala en tablas, para que pueda leerse de corrido. Aunque la visión tarda en cumplirse, se cumplirá a su tiempo, no fallará. Aunque tarde, espérala, porque sin duda vendrá, no tardará”. Hab. 2:2-3. ( Reina-Valera 1995)


Nuestra fe no ha de mirar solo a los acontecimientos y promesas de los tiempos antiguos como algo que ya no ha de ocurrir, todo aquello que fue es sombra de lo venidero. EL Señor Jesús prometió cosas mayores, aún a las que él había hecho, nosotros somos partícipes de tales promesas, la Iglesia de hoy, cada uno de los hijos en una nueva comunión. El señorío y poder del Espíritu de Dios cumpliendo en este tiempo esa obra en el pueblo del Señor, llevándolos a través de una jornada gloriosa, a una Iglesia reformada y restaurada en un nuevo mover de Dios.
Un Dios viviente, activo y reformador en un nuevo mover, siempre interesado en el hombre, trabajando desde el principio de la historia para que el hombre cambie y se mueva hacia una nueva manera de hacer las cosas, para ese cambio en el mundo. Una trasformación en un nueva era, con una nueva dinámica de Dios para su Iglesia, no solo una etapa de transición en que la gente tenga que ir de aquí hacia allá persiguiendo y diciendo ¿Cómo es eso?, por manifestaciones rápidas e instantáneas, sino una reforma en el corazón de hombres y mujeres. No solamente en medio de lo material e inanimado, sino en una atmósfera de fe, en una nueva unidad de la frescura de Dios para su pueblo, en una nueva alabanza y adoración llamando y atrayendo su presencia en el altar del corazón de cada uno.
Así que establecidos en mejores promesas del Señor para un lugar y parte en esta conquista, los redimidos del Señor declarando ¡Sí esto es para mí! Y listos para actuar a la voz del Señor. La misma autoridad profética de Dios siendo desatada en la boca y corazones de los llamados a hablar las cosas de Dios. La iglesia del Señor fluyendo en nuevas áreas, rompiendo barreras denominacionales, viviendo en tiempos de refrescamiento, en unidad de fe, un pueblo y liderazgo que no esta siendo manejado por sus propios conceptos, ni poniendo a la gente bajo atadura con declaraciones religiosas y vacías, por el contrario siendo sacados de la religiosidad, para ser la luz y la sal de la tierra que este mundo necesita. Un faro de luz en este lugar atrayendo a los hombres, desde el norte, desde el sur, del este y oeste, viniendo de todas las áreas del mundo, de las ciudades y pueblos, y a otros saliendo de casas religiosas al templo viviente, una Iglesia profética, para ser una Iglesia gobernante que represente a Dios en la tierra. Llamados a brillar y alumbrar en tiempos como este a esta ciudad, en este país y en todo sur América, para ser un pueblo que todo el mundo quiera ser parte de él.
El remanente de la casa de Dios que permanece firme en esta decisión, que no va ha fallar en los propósitos de Dios, que se esta levantando fuerte y formando un liderazgo nuevo hoy, como señal y prodigio de Dios, llamados a tener ese corazón de Padre para el pueblo de Dios, el remanente que va a ser el animador del débil.
Un testigo de Dios, un testigo que ningún hombre podrá denegar. Este es el tiempo y la temporada para América del sur, El tiempo de levantarse y despertar de su dormitar y estar delante del Trono de Dios, para convertirse en voz de Dios que proclama las cosas, que hable como él habla, que piense como él piensa y que actué como el actúa, caminando por fe y no por vista, con el mensaje del Reino, venciendo toda atadura, toda prisión de la tradición y religiosidad para traer la libertad que Cristo vino a prometer.
Este es llamado a esta nueva generación, a venir a él de una manera nueva y diferente. No a iglesias restringidas por tradiciones del ayer.
Sino a un pueblo guiado por el Espíritu de Dios, gozando de la provisión de Dios, no como en el pasado un pueblo que caminaba por el desierto con “Egipto” en su mente. Por el contrario teniendo las promesas de Dios en los corazones, cumpliendo un destino, llamados a ser entrenados y equipados con diferentes gracias y dones, reflejando las bondades de Dios, con un deposito de fe en los corazones para este entendimiento, el Espíritu Santo haciendo una obra para mostrar a cada uno su destino y que nunca mas sean los mismos de antes, atraídos a un valle de decisiones para cumplir con su propósito, para demostrarle al mundo que Dios tiene una representación aquí en la tierra, de Dominio, Poder y Gobierno, una nueva generación levantada para guiar, señalizadores apuntando al Gran Maestro.
La Iglesia de Dios hoy esperando el cumplimiento de la palabra profética. Las palabras proféticas del ayer cumpliéndose hoy.
El principio de la ultima lluvia del mover de Dios.
Publicación original REVISTA RENOVAOS _ Seminario Bíblico Destino _ Edición Nº 2.

martes, 16 de enero de 2007

¿ y porque... Jesús ?

Lo histórico de Jesús no es solamente un asunto de historia sino que es un conflicto moral que debe ser resuelto.
Tener fe y un conocimiento del Señor Jesucristo no es simplemente un asunto especulativo y de entender . Conocer a Jesús tiene implicaciones morales para el pasado, el presente y la eternidad. Conocer a Jesús va a influir moralmente el destino de los que lo aceptan y de los que lo rechazan.
No podemos refutar el hecho histórico que Jesús fue juzgado por los líderes judíos y romanos. Los historiadores cristianos, judíos, romanos y samaritanos, lo afirman (Lucas, Flavio Josefo, Cornelio Tácito, Suetonio ...). Por lo tanto, si los líderes judíos tenían razón de que Jesús era un blasfemo, entonces los cristianos están equivocados y viven errados. Por otro lado, si las aseveraciones de Jesús de ser Dios son correctas, todos los que le han rechazado deben arrepentirse. No hay una franja moral neutral con este asunto. De cualquier modo, Dios tiene una disputa moral en contra de nosotros.
Si nosotros, que vivimos en este tiempo, hemos desconocido la existencia, la vida, el sacrificio o el reinado de Cristo, somos culpables delante de la presencia del Padre. Por eso, todos tenemos una necesidad de vivir por la gracia de Dios, conocer mejor a este Jesús que hemos rechazado y a quien ahora, por la gracia de Dios, estamos siguiendo.
Pueda ser que muchos no han oído que Jesús resucitó o sencillamente ninguno les ha explicado la importancia de la resurrección de Jesús. Por tanto, es nuestro deber moral explicar a todos los que no han oído las buenas noticias sobre la resurrección.. La resurrección tiene implicaciones no deseables para ellos y para los que la rechazan. Reconocer que Jesús resucitó es reconocer que él existe y que sus enseñanzas tienen autoridad para la vida y para la vida venidera. Ciertamente, reconocer a Cristo tiene implicaciones morales. Si Jesús resucito, él resucito para reinar y para ser mi Señor y Salvador o para ser nuestro Juez

lunes, 15 de enero de 2007

LA DOCTRINA DE CRISTO

“Estas cosas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre” (20:31).
Los otros escritores de Evangelios hubieran hecho eco de este mismo fin, fuera el blanco principalmente lectores no cristianos para ser ganados a la fe, o una congregación cristiana a quien le hacía falta la instrucción y ánimo para poner en práctica la fe que profesaba.
Con eso en mente, los escritores presentaban los hechos de la vida y enseñanzas de Jesús que ellos mismos habían aprendido o recordado. Y es a estos cuatro hombres a quienes debemos casi todo el conocimiento histórico que poseemos acerca de Jesús.
Las muy pocas referencias que tenemos de Jesús en la literatura no cristiana del primer siglo más o menos, después de su muerte, nos dicen que vivió y murió como un maestro y obrador de maravillas en Palestina a principios de la década de los 30, y que obtuvo un grupo de seguidores lo suficientemente dedicados como para formar la base de un creciente movimiento religioso. No nos dicen nada de cómo era ni de lo que enseñaba.
Las referencias acerca de la vida terrena de Jesús en el resto del NT son pocas y sin detalles, y no tenemos otras fuentes cristianas de información hasta la aparición de los llamados “Evangelios apócrifos” en el siglo II. Estos mayormente se interesaban menos en la vida terrena de Jesús que en sus enseñanzas. Los detalles que incluyen son tomados de los cuatro Evangelios del NT o de una acumulación progresiva de relatos legendarios acerca de Jesús que fueron mayormente el resultado de una imaginación popular y de los intereses especiales de una nueva marca gnóstica de cristianismo.
Si hemos de conocer la realidad histórica de la vida y ministerio de Jesús, tendremos que recurrir a Mat., Mar., Luc. y Juan. Y aquí estamos sobre terreno firme. Entre ellos tenemos la perspectiva de Jesús como una figura histórica y de su vida y enseñanzas más completa que de cualquier otra personalidad del mundo antiguo.
[1]

Lucas 1:30 Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. 31Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. 32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. 34 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. 35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
[2]

Títulos usados para Jesús durante su vida
El nombre Jesús no es, estrictamente, un título. No obstante es un nombre con significado, una forma gr. de “Josué”, e. d. ’Yahvéh es salvación”. Los escritores neotestamentarios conocían bien este significado (Mt. 1.21). Por lo tanto, este nombre indicaba la función que se le atribuía a Jesús, lo que más tarde encontró expresión en el título Salvador, que al princpio era simplemente una descripción de la función de Jesús (Hch. 5.31; 13.23; Fil. 3.20), pero que posteriormente se convirtió en parte de su majestuoso título (2 Ti. 1.10; Tit. 1.4; 2 P. 1.11). Jesús era el nombre personal del Salvador
[3]


Cristo: Palabra griega que traduce la palabra hebrea «Mesías». Ambas palabras significan «ungido»
[4]

Mesías: Palabra hebrea que significa «ungido». Ungir significa untar, frotar o derramar aceite. Antiguamente en Israel, cuando alguien iba a ser nombrado rey o sacerdote, se le untaba aceite de oliva en la cabeza; eso indicaba que Dios había elegido a esa persona para una misión especial y para revelar su poder. Por medio de los profetas, Dios prometió al pueblo de Israel que enviaría un libertador y que crearía un reino nuevo y mejor. A esa persona prometida por Dios se le llamó «Mesías». Jesús era ese Mesías prometido por Dios. La palabra Cristo significa lo mismo que Mesías.
[5]


La repetición prominente del título Cristo o Jesucristo (1, 16, 17, 18) de Jesús, Mateo claramente lo usa aquí con el pleno impacto de un título, “Mesías”, el verdadero rey de Israel en la línea de David, cuya llegada todos esperaban con anhelo.
Los nombres desde Abraham hasta el exilio son bien conocidos en el AT, pero la mayoría de los que aparecen en la tercera sección son, generalmente, desconocidos. La lista presentada por Lucas de los antepasados de José (que también incluye a su propio padre) es diferente. Probablemente, Lucas nos ofrece un árbol genealógico “físico”, mientras que Mateo da la lista oficial de la sucesión al trono (la que no necesariamente pasaría de padre a hijo, sino que quedaría en la familia). Su interés es mostrar el derecho que Jesús tiene (a través de José) al título de “Rey de los judíos”.El v. 16 indica sin ambigüedades que Jesús no fue el hijo físico de José (de la cual, femenino).
Incluso la frase «Hijo del Hombre», que Cristo usó para referirse a sí mismo, halla sus raíces en el AT. Tales alusiones afectan a toda traducción en relación con determinados términos clave que ocurren en ambos testamentos.
Citas directas del Antiguo Testamento
En el NT encontramos también citas directas del AT, entre las que se hallan múltiples pasajes poéticos. Con frecuencia los autores dejan ver en sus citas el carácter poético del texto citado, y al mismo tiempo identifican la fuente citada mencionando al libro mismo o a su autor:

Entonces se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo…
(Mt 2.17)

Como está escrito en el profeta Isaías… (Mc 1.2)

Pues David dice de él… (Hch 2.25)

Como también en Oseas dice… (Ro 9.25)

Cuando no se menciona el libro o el autor, hay generalmente alguna referencia general que indica la presencia de una cita; por ejemplo, «está escrito», o bien «un profeta»:

Todo esto aconteció para que se cumpliera lo que dijo el Señor por medio del profeta… (Mt 1.22)

Como está escrito… (Ro 3.10; 14.11; 15.9; Gl 4.27, etc…)

Alguien testificó en cierto lugar… (Heb 2.6)
Cuando los escritores neotestamentarios citaban el AT, lo hacían para subrayar algún punto de importancia. Esto significa que la cita puede contener una o dos palabras, o alguna expresión más amplia, que vincule la cita a su contexto inmediato. También puede ser que una o dos palabras del AT, introduzcan algún término clave que cobre importancia en el NT. Los traductores del NT. deben prestar especial atención a la traducción de tales expresiones. Dicho de otro modo, deberán ajustar sus principios de traducción de equivalencia dinámica y ser más conservadores, y hasta literalistas, a fin de preservar en su traducción esta importante terminología.
Por ejemplo, en el segundo capítulo de Hch. se halla una hermosa cita del profeta Joel, en la que se anuncia el derramamiento del Espíritu Santo. Hacia el final de la cita leemos:

19 Y (yo) daré prodigios arriba en el cielo
y señales abajo en la tierra,
sangre, fuego y vapor de humo;
20 el sol se convertirá en tinieblas
y la luna en sangre,
antes que venga el día del Señor,
grande y glorioso… (Hch 2.19-20)
Como podemos ver, este trozo poético comparte con la poesía hebrea un rasgo común y es el cambio de primera persona («yo») en la primera línea a tercera persona («el día del Señor») en la penúltima línea. Los traductores acostumbrados a aplicar los principios de equivalencia dinámica posiblemente verán en este cambio un problema de comprensión para el lector, y con toda probabilidad cambiarán de tercera a primera persona en la penúltima línea, a fin de que al decir «antes que venga mi día» el texto fluya con más naturalidad .Sin embargo, la expresión «el día del Señor» es de gran importancia en el AT. y en el mensaje profético; además, en el NT. cobra importancia capital (1 Co 5.5, «el día del Señor Jesús»; 1 Ts 5.2, «el día del Señor»; Ap 16.14, «el gran día del Dios Todopoderoso»). Por lo tanto, parece más conveniente traducir este pasaje de manera más conservadora. Una traducción más literal le permite al lector de Hechos estudiar el texto con mayor apego al original, y ver al mismo tiempo las relaciones que éste guarda con su contexto inmediato, lo mismo que con otros libros del Antiguo y del NT.
El costo del mesiazgo (ver Mat. 16:21–28; Luc. 9:22–27). Jesús enseñó a sus discípulos que era necesario que … padeciese mucho: el rechazo por los dirigentes religiosos (quienes, como hemos visto, eran sus enemigos), una muerte violenta y una resurrección al tercer día.
Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios. 13 Allí estará esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. 14Y así, con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

[1]Carson, D.A.; France, R.T.; Motyer, J.A.; Wenham, G.J., Nuevo Comentario Biblico: Siglo Veintiuno, (El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones) 2000, c1999.
[2]Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.
[3]Douglas, J. D., Nuevo Diccionario Biblico Certeza, (Barcelona, Buenos Aires, La Paz, Quito: Ediciones Certeza) 2000, c1982.
[4]Socíedades Biblicas Unidas, Biblia en Lenguaje Sencillo, (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas) c2000.
[5]Socíedades Biblicas Unidas, Biblia en Lenguaje Sencillo, (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas) c2000.