lunes, 23 de abril de 2007

EL ESPÍRITU SANTO EN ACCIÓN - Discipulado

¡Que la vida del Espíritu Santo vivifique en el creyente las obras de la fe!
Igual como sucede con Cristo, el Espíritu Santo se revela en una amplia variedad de ministerios desempeñados por los creyentes, él es quien sella a los creyentes, autorizándolos a representar a Cristo el Espíritu es quien revela e ilumina el corazón para percibir el propósito de Dios, el poder que Cristo da para fortalecer al ser interior, el Espíritu de unidad que busca sostener el vínculo de la paz (en el cuerpo de Cristo) es el Espíritu de santidad, que puede ser agraviado si se insiste en satisfacer los apetitos de la carne;
La unidad es una responsabilidad de todo creyente y debe ser buscada seriamente. Un bautismo: Probablemente se refiere al bautismo en agua, la usual manera de proclamar nuestra fe en Jesucristo. La cuestión no es tanto la forma que adopte esta práctica como el hecho de que expresa nuestra obediencia al Señor.
Los Pasos hacia la santidad es vivir una vida separada de esa mentalidad del “mundo”, Jesús hizo énfasis en esto al decir que, aun cuando vivíamos en el mundo, no debíamos ser del “mundo”. Es tener corazón un alma apartada para Dios.
Ser cuidadoso a la hora de evitar y rechazar la manera mundana de pensar, hay que comprender que pensar como el “mundo” lo hace conducirá inevitablemente a la sensualidad y la impureza.
Ser lleno continuamente del Espíritu Santo. Que de nuestros labios brote continuamente un cántico de alabanza y acción de gracias, un corazón ferviente que habita en la presencia de Dios, para mantener un constante fluir del Espíritu Santo en nuestra vida.
Entregarse con constancia y fe a la oración. Dejar que Dios haga ese cambio en nuestras vidas, y tener una vida de oración.
El bautismo del creyente por el Espíritu Santo en el cuerpo de Cristo ( 1 Co 12.13) y el bautismo en el Espíritu o por el Espíritu Santo para servirle poderosamente ( Jn 1.33;  Hch 1.5,  8)
Pablo en 1Corintios 12:13 dice; “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados.” En este concepto demanda unidad. La referencia aquí es a la persona del Espíritu Santo quien infunde unidad en la iglesia.
De inmediato, Pablo pone su atención en lo que significa ser parte del cuerpo de Cristo, la Iglesia. Los creyentes deben mostrar unidad en su entrega a Cristo.
Dios es quien establece principios básicos y fundamentales: las envuelve nuevas actitudes
Estas actitudes deben de llevarnos hacia la unidad, la palabra o frase “ un solo espíritu”, conlleva a una misma esperanza, un Señor, una fe, un bautismo, un Dios.
Las palabras hacen referencia en cuanto a las relaciones con los demás y con Dios.

4 comentarios:

joselyn dijo...

hola acabo de ver la pagina un gusto bendiciones.

Abraham Miranda dijo...

Gracias Joselyn, tus comentarios siempre serán bienvenidos, te felicito por tus Blogs, creo que son indispensables en la comunidad cristiana, de mucha ayuda y orientación para todos sobre todo para todas las damas

Anónimo dijo...

gacias. bendiciones soy joselyn te agrdezco tus palabras cuidate.

Anónimo dijo...

Saludos lei la reflexion y me senti mas motivado aun para buscar ser movido por las mociones del Espiritu Santo.

Dios los bbendiga

Gerardo Torres