jueves, 21 de febrero de 2008

MITOS ACERCA DEL CRECIMIENTO DE LAS IGLESIAS



Es cierto que la vida de la humanidad ha sido llenada por mitos, a través de toda la historia podemos ver como estos han afectado la manera de vivir de los hombres.
No es extraño que el mismo Señor Jesús haya tenido que confrontar al pueblo que había sido llamado pueblo escogido de Dios por esta misma causa.
Una compleja distorsión del mensaje y propósito de Dios, por una vida de tradición y costumbres a manera de “sabiduría convencional” en ves del verdadero significado y propósito, haciendo del hombre algo secundario.
Esto mismo no es extraño hoy en día en la sociedad pos-moderna, aun en la Iglesia misma, lo que hace que la iglesia de hoy en día no sea una sino “muchas Iglesias”, cada cual mirándose una a la otra con cierto celo y desconfianza, cada cual con una impresión diferente de las demás, y por las cuales se califican de exitosas o fracasadas.
Estos mitos también rigen la interpretación de la Biblia, cada cual con una “mejor” ó “mayor visión” que tienen y hacen a las “iglesias” diferentes, con cosas o imposiciones a manera de doctrinas tales “si no estas bajo la cobertura de...”, que son muchas sutiles sustituciones del verdadero fundamento bíblico.
Y Sobre el mito de:
Lo único que les importa a las Iglesias grandes es el numero de asistentes.
Cito el caso de una iglesia grande en Lima de alrededor de ocho mil asistentes
y que ya esta organizada en células, por zonas de Lima, con cultos centrales en su templo, tiene gruesos sectores de la congregación en diferentes distritos de la ciudad, prefieren comprometer a la congregación a inversiones tan extraordinarias para demoler su céntrico local, templo y edificio educacional para levantar un templo con capacidad cercana para tres mil personas, a un costo algunos millones de dólares, a pesar de no solucionar su necesidad y de tener que repetir mas de siete cultos dominicales en el mismo lugar, en lugar de levantar nuevos templos en otros lugares, distritos, con tal de mantener a sus mismos asistentes y seguir creciendo en su mismo local.
Las Iglesias grandes crecen a expensas de las Iglesias pequeñas, esto es muy frecuente nuestro medio por diferentes razones, pero también contribuye la iglesia en su afán de crecer, quieren presentarse aunque no lo quieran reconocer como una Iglesia de moda, con atractivos e invitaciones, a actividades que mayormente atraen a gente ya convertida y que congregan en otros lugares, un afán de hacerse famosas por sus eventos.
Se debe elegir entre calidad y cantidad en la Iglesia.
Esto es un verdadero mito, sobre todo de la indefinición,
es una forma de compararse, usando esta frase como eslogan entre lo que es mejor o no. Crecer es siempre resultado de algo que se ha hecho y esto siempre debe de ser la manera consistente y con responsabilidad de cómo se este edificando a las personas. En lugar de comprometer el mensaje y la misión de la Iglesia para crecer.
Parece que muchas veces la Iglesia olvida su atractivo espiritual, a Cristo cuando estaba en medio de la gente.

5 comentarios:

Abel dijo...

Veo que cambiaste tu cabecera. Definitivamente es más impactante....

¿De qué iglesia hablas???? ¿Lince? ¿Lince quiere demoler su templo para hacer uno más grande????

Jorgix dijo...

saludos Abraham,
conociéndote, creo que estas hablando de la IACYM de Lince, aunque por ahi también puede ser Camino de Vida que, según tengo entendido les han dado un ultimatum para con el local que ocupan frente al Colegio Weberbauer.
También podría ser Agua Viva, que tienen full servicios los sábados y domingos y que ya los cines les quedan chicos.
En todo caso, estas instituciones religiosas sirven a los intereses de su propia organización.
Es natural que en una sociedad con economía neoliberal empresarial, las iglesias de este tipo quieran construir su propia torre de babel.

Pero, por otro lado, en lo espiritual, cabe reflexionar si el reino de Dios consiste en estructuras arquitectonicas o administrativas, o consiste sencillamente en acercarse el uno al otro con amor y solidaridad.

Las tres iglesias nunca harían un evento para captar gente que luego las derivan a las otras, cada una busca gente para que sostenga las bases de su denominación, pero en el reino de los cielos, no estamos obligados a pertenecer a este tipo de estructuras, ya que lo más importante es un corazón que ame a Dios y ayude a su hermano en sus desafíos cotidianos.

Desde estas líneas, mi llamado a que la iglesia (llamadas celulas, grupos pequeños, etc) que forman parte de estos complejos denominacionales religiosos SEAN LIBRES de su opresión y puedan respirar la libertad de seguir reuniéndose al margen de seguir los reglamentos o visión de los "pastores iluminados, ungidos" o de la supuesta "cobertura" o inclusive del "manto apostólico", que no hacen más que dominar a la gente.

Jesús nos hizo libres, seámoslo siempre.

Un abrazo.

Jorge Chávez

Abraham Miranda dijo...

Si Abel, en este caso que tome como ejemplo se trata de Lince y esto no es noticia reciente sino bastante conocida hace algún tiempo. Y a mi parecer esto no solucionara su problema de crecimiento, sino que será lo mismo que ahora pero con más gente y más complejo todavía.

Abraham Miranda dijo...

Saludos Jorge, el segundo caso que mencionas tiene que ver con la iglesia de moda donde muchos quieren estar, atraídos por sus eventos y programas, pero no tanto más, sino de lo contrario por la gran cantidad de gente que asiste allí la adquisición del local no seria una cosa tan dificultosa.
El siguiente caso que mencionas, se prefiere compromete el mensaje y propósito de la iglesia por aquel modelo de iglesia como lo más importante con tal de crecer.
Aún quedan pendientes de tratar muchos de estos mitos que están afectando la vida de la iglesia, por ejemplo me llama la atención lo de estos movimientos apostólicos y su gran revelación ellos como cabeza de la iglesia que traen la revelación del reino. Cosas extrañas, y por ello es muy necesario que enseñemos el Evangelio del Reino que Cristo mismo enseño y mando que predicásemos en ves de estas antojadizas corrientes exclusivistas.

Anónimo dijo...

Sin santidad nadie verá a Dios, dudo que una megaiglesia pueda ser usada tremendamente por el Señor, ¿podrá discipularse con eficiencia a los que se han acercado a la fe?, ojo no dije tienen fe, solo se han acercado; algo que busqué en la Biblia desde que me convertí fue la base bíblica del clásico llamamiento en nuestras congregaciones, y no encontré base bíblica alguna. En ninguna parte de la Biblia se indica que para ser salvos se tenga que levantar la mano y pasar al frente, son modos construidos por los hombres, Cristo nos manda a DISCIPULAR, y que yo sepa la mejor forma de discipular es de persona a persona, el discipulador necesita saber qué piensa y siente el discipulado, que quiere, ojo, quiere. De lo contrario se tendrá una importante organización desprovista de vida, porque dejó de ser un organismo, creo que en cuanto una Iglesia crece en calidad de miembros debe partirse (en Hechos Dios mismo las partía mediante persecusiones) con seguridad Dios en el tiempo de su crecimiento llamará pastores que se hagan cargo de las nuevas obras, pero claro, si el afán es competir eso no será posible. Se me pone la piel de gallina al pensar en todos los secretos que Dios nos declarará en público cuando juzgue a su Iglesia, que será la primera en pasar por su juicio.
Nos queda guardar nuestro corazón de codicias y ganancias deshonestas, la Iglesia no ha sido llamada a lucirse por ser enorme sino a lucir el nombre que es sobre todo nombre, con 200 hermanos por grupos es más que suficiente, si son más a partirse se ha dicho para seguir proclamando el evangelio y sobre todo DISCIPULANDO.