lunes, 23 de agosto de 2010

LA ORACIÓN ES UN REGALO

Marcos 1: 35 Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.

Jesús dedicaba tiempo a la oración. Se levantó y fue a un lugar solitario para orar antes que el día aclare.

Buscar tiempo para orar no siempre es fácil pero es el tiempo más importante y nuestra mayor necesidad antes de cualquier actividad diaria.

Jesús demostró poder sobre los demonios y la enfermedad, y habló de la necesidad de la oración para mantener la fortaleza espiritual.

Como Jesús, debemos buscar tiempo para hablar con Dios, la oración es el vínculo vital entre nosotros y Dios.

Cuando oramos estamos buscando intimidad con Dios, es confiar en él y su palabra, la constancia en la oración hace que los hombres y mujeres de oración lleguen a ser hombres y mujeres de fe y por consiguiente hombres y mujeres espirituales, es depender de él y de lo que él quiere para nuestras vidas, esto produce humildad, voluntad y carácter, esto es madurez, es la manera como le demostramos que le amamos.

Cuando oras, lo que Dios quiere es tu corazón; Dios se enfoca en el asiento de tus deseos: tu corazón.

Proverbios 23:26. Dame, hijo mío, tu corazón y miren tus ojos mis caminos.

Al acercarnos cada vez más a Dios él desea que lleguemos a participar de esta naturaleza divina, así podamos manifestar nuestra naturaleza espiritual y las obras dignas de su reino.

Todas las grandes promesas que nos ha dado y las virtudes del carácter sabio y diligente de aquel que ha aprendido a caminar con Dios.

Como no tenemos los recursos para ser verdaderamente espirituales a fin de protegernos del pecado y ayudarnos a vivir para Él, Dios nos capacita con su propia bondad moral y debe traducirse en acción, en desarrollo del carácter cristiano y en la práctica

El poder para crecer no viene de nuestro interior sino de Dios por medio de su Espíritu, La fe tiene que ser más que creer en hechos ciertos; de la disciplina moral, o desaparecerá

2 Pedro 1: 4-5 por medio de estas cosas nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas lleguéis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de las pasiones. 5 Por esto mismo, poned toda diligencia en añadir a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento;

Pedro hace una lista de varios actos de fe: aprender a conocer mejor a Dios, cultivar la paciencia, hacer la voluntad de Dios, amar a los demás. Esos actos No son opcionales; no se producen automáticamente; requieren arduo trabajo constante en el proceso de la vida cristiana. Dios nos da también la responsabilidad de aprender y crecer.

Efesios 2:10 pues somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.

Muchas veces vemos podemos ver en los cristianos respuestas apáticas y de sentimientos de obligación al tratarse de hacer algo que deba agradar a Dios y de dedicarle tiempo a la oración y a la palabra.

Pareciera que no alcanzan a comprender que en ello esta encontrar la razón de su ser y el diseño maravilloso que Dios quiere traer a sus vidas, los regalos preciosos que Dios ha dispuesto para adornar la vida de sus hijos y ya que nuestra salvación e incluso nuestra fe son regalos, debiéramos responder con gratitud, alabanza y regocijo…